Ir al contenido principal

Los periodistas también lloran: ¿periodismo humano o sensacionalista?

El buen periodismo (riguroso, honrado, valiente y responsable) es humano. No es frío ni insensible. Emociona. Por eso, dignifica la profesión que un periodista llore en directo. Eso sí, siempre y cuando sea de forma sincera. Sin sensacionalismos. Ni falsedades. Ni hipocresías. Ni vanaglorias. Y cuando sea por un motivo trascendente, vital. No frívola. Ni insustancial. Ni veleidosa. ¿Dónde está el límite? ¿Sabemos reconocer las lágrimas nobles que nacen del corazón y no del espectáculo para ganar audiencia? Un ejemplo reciente de cómo los profesionales de los medios de comunicación también lloran es el de Anderson Cooper, conocido presentador de la CNN a quien se le quebró la voz en directo cuando recordaba las personas que habían fallecido en el tiroteo de Orlando, Florida (puedes verlo aquí). Te ofrezco más casos de compañeros y compañeras periodistas que no pudieron ocultar sus sentimientos informando... De buena fe.


Este conductor de televisión no aguantó la emoción cuando su compañero informaba de una trágica noticia: el hallazgo de 15 cadáveres de niños y niñas entre las montañas de Kurdistan, víctimas del hambre y la deshidratación.


Esta vez era una periodista quien rompía en llanto al ver el cuerpo desnutrido de un niño somalí que no podía caminar por la poliomielitis.


Otro joven reportero lloraba en vivo cuando mostraba las consecuencias del terremoto de Ecuador.


Acabamos con otro momento en el que el enviado especial no soporta la emoción cuando informa de bombardeos de Israel sobre Palestina.


Ahora, tú. ¿Conoces más casos de periodistas que se hayan roto cumpliendo su misión de informar? ¿Cómo diferenciar las lágrimas nobles de las falsas? Recuerda que desde tu rinconcito también puedes (debes) ahogar el mal en abundancia de bien ayudando a cambiar el mundo. Comunica y vuela alto. Hasta pronto, si Dios quiere.

Entradas populares de este blog

Lecciones de Bradlee sobre periodismo, denuncias y periodistas necesarios

"El fundamento del periodismo es buscar la verdad". Es una de las frases más conocidas del ya legendario Ben Bradlee que fallecía esta semana a los 93 años. El presidente de Estados Unidos Barack Obama decía de él: "Para Benjamin Bradlee, el periodismo era más que una profesión: era un bien público vital para nuestra democracia". Otro testimonio de valor es el de Jill Abramson, que fue editora ejecutiva del "New York Times": "Era su gran fuerza de carácter y sus agallas bajo fuego lo que lo hicieron indestructible (... ) supuraba periodismo por todos los poros". Pero destacan las palabras que le dedica "The Washington Post", su periódico: "Valiente, tenaz, inolvidable". Su muerte nos ofrece como legado un periodismo objetivo, veraz, plural, honrado, valiente, responsable y humano que instauró en "The Washington Post". Adjetivos clave que hoy en día no entienden (o no quieren entender) demasiados editores, directore…

Apasionados por el Periodismo

"Digan lo que digan, pocas profesiones son tan apasionantes... Una forma de vivir, una forma de soñar, una forma de amar, una forma de luchar, una forma de esperar, una forma de servir... Marc, Javier, Ricardo, por ellos, por las buenas historias, porque donde haga falta una voz, hará falta un periodista". Es un mensaje del movimiento #celebratingjournalism que surge en el evento "Conversaciones con" que se ha desarrollado esta semana en Madrid, promovido por la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra con motivo del patrón de los periodistas (San Francisco de Sales). Ahí se busca "celebrar la profesión, pensar sobre ella, unirnos con el fin de tomar las riendas de nuestro propio trabajo". Aquí puedes ver el vídeo:

Periodismo con mayúscula: periodistas asesinados y documental sobre reporteros gráficos de guerra

Frente al periodismo frívolo, corrupto y perverso, existe el Periodismo con mayúscula. El que desarrollan a diario miles de compañeros y compañeras periodistas cuando defienden y ejercen el derecho a la información con rigor, honradez, valentía y responsabilidad. Un derecho fundamental y básico para reclamar otras libertades y para que se cumplan otros derechos esenciales del ser humano. Este es el doloroso balance que ofrece la Federación Internacional de Periodistas (FIP): en lo que llevamos de año, 32 profesionales han sido asesinados/as en todo el mundo. Afganistán, India, México, Yemen, Pakistán, Irak, Siria, Brasil, Guinea, Filipinas, Turquía y Venezuela son los países en los que se han registrado esas muertes violentas. En 2015 fueron 115 las vidas truncadas. En 2014, 135 y en 2013, 123. Aquí tienes la información actualizada.

Cuatro reflexiones sobre periodismo actual: del miedo a la dignidad

Intimidar a profesionales de los medios de comunicación, culpar a los periodistas, hablar de actitudes subversivas, un presentador que dimite "en vivo"... Comenzamos estas cuatro reflexiones sobre el periodismo actual con unas demoledoras palabras: "Resulta evidente la voluntad de intimidar la prensa. Asistimos a un verdadero proceso de criminalización del periodismo de investigación sobre actividades secretas del gobierno". Son palabras de la abogada italiana Micòl Savia, portavoz la Asociación Internacional de Juristas Demócratas (AIJD) que ha denunciado en la ONU la intimidación, persecución y hasta encarcelamiento de periodistas y funcionarios que destapan violaciones de derechos humanos en Estados Unidos.

Periodismo, redes sociales y publicidad para comunicar esperanza y vida: tres ejemplos

¿Sabes qué se siente cuando una persona muy cercana a ti se suicida? ¿Por qué y para qué lo hizo? Esas son las preguntas. Las respuestas podrían encontrarse mirando a nuestro alrededor. Resultan engañosas tantas risas, tanto ruido, tanto "selfie", tanto "me gusta". Lo real son continuas situaciones de tristeza, de angustia, de soledad, de desesperación... Frente a ese panorama desalentador, los profesionales del periodismo, de las redes sociales o de la publicidad y el marketing cuentan con la responsabilidad de tener en sus manos herramientas eficaces y eficientes para difundir el bien y combatir el mal. Para sembrar paz y alegría. Para comunicar esperanza y vida. Mientras, el partido continúa. ¿Vamos perdiendo por goleada? Calma. Queda la segunda parte para remontar. Y lo conseguiremos. Te invito a ver 3 ejemplos excepcionales (una enfermera, una artista y un psiquiatra) que nos animarán a batallar alegre y sin rendirnos para vencer en esta guerra vital.