Ir al contenido principal

Periodistas fieles al verdadero periodismo y no a la propaganda militante ni al amarillismo salvaje

Estos días hemos vivido dos hechos vergonzosos para el periodismo. Un periodista venezolano del canal estatal Tves entrevista a una atleta de su país que ha ganado una medalla en los Juegos Olímpicos y la presiona en vivo para que dé las gracias al presidente de Venezuela. Otro caso lamentable. Una reportera de la cadena TVO Noticias de El Salvador pregunta en directo a un hombre que acaba de ser atropellado y que estaba agonizando. ¿Recordamos que el verdadero periodismo debe ser digno, ético, social y humano? ¿Cómo usamos el poder que ostenta un medio de comunicación? ¿Para servir a la sociedad o a los intereses personales? ¿Olvidamos que el periodismo no es propaganda ni sensacionalismo agresivo o amarillismo salvaje? ¿Quién está detrás es periodista de verdad o un intruso? ¿Es una persona íntegra y responsable? ¿Cómo controlamos lo que se va a difundir? ¿Y quién controla al controlador? Aquí te ofrezco sabias reflexiones de dos prestigiosos catedráticos de periodismo sobre cuál debe ser el papel del auténtico periodista, junto con un informe sobre la libertad de información, una colección de TED sobre periodismo y un vídeo que transmite valores. ¿Comenzamos?

El catedrático José Luis Martínez Albertos escribía en su libro "La noticia y los comunicadores públicos" (E. Pirámide. Madrid, 1978):
"El mayor de los peligros que ha arrostrado y al que ha de hacer frente, aún, el periodista es el de que se le prive de desempeñar su papel esencial, que no es otro que el de mediador, 'el de canalizador, el de agente al servicio del público para seleccionar y transmitir no-intencionalmente la información que está fuera del alcance inmediato de los destinatarios, con objeto de responder a las necesidades y problemas de los públicos receptores (...)".

"No como un político militante"

"Un periodista puede ser ideológicamente todo lo más avanzado que consientan los esquemas mentales de las filosofías vigentes en el tiempo en que vivimos (...) De acuerdo. Pero un periodista que asume un compromiso de partido y militancia con una opción política concreta en un país y en una hora determinada, este hombre o mujer está en trance de ser infiel a sus cometidos sociales e ideológicos como verdadero periodista. En cuanto comunicador público, el periodista debe actuar como profesional de la información de actualidad y no como un político militante de acuerdo con un compromiso particular y concreto (...) Lo que justifica el papel del periodista en un contexto político determinado en su labor profesional o ideológica de alto nivel: como administrador y gerente de la libertad de información, como operador semántico al servicio de sus conciudadanos, como técnico del diálogo social entre los individuos y los grupos de una comunidad (...)".

"Un intruso profesional"

"¿Por qué pienso yo que un auténtico periodista tiene que adoptar esta postura de neutralidad y no puede militar en un partido político? Sencillamente porque el compromiso político con una opción determinada obliga necesariamente a asumir actitudes típicas de las estrategias coyunturales, y este compromiso, en la medida en que el periodista juega a conciencia como pieza clave en una táctica de ajedrez, le impide moral y psicológicamente tener la lucidez y frialdad de juicio precisas para deslindar en su trabajo informativo los hechos de los juicios de valor. Consciente o inconscientemente, el periodista adscrito a un partido político tenderá a confundir datos con comentarios, emitirá juicios de valor sobre acontecimientos que han sido informativamente enmascarados, a causa de la imposición coyuntural de las estrategias del momento, y, lo que es peor, él mismo acabará fragmentando y manipulando deshonestamente los datos que suministre a sus lectores... Dejará progresivamente de ser un verdadero periodista para convertirse en el mejor y más brillante de los Public-Relationsmen del partido político al que pertenece. Tanto más brillante cuanto que su quehacer sigue pareciendo a los ojos de los lectores inexpertos o no precavidos como el quehacer de un periodista. Pero un hombre que engaña a sus públicos de esta manera no puede ser jamás un buen periodista. Yo diría que no puede ser ni siquiera un mal periodista. No es, sencillamente, un periodista, sino un intruso profesional en el Periodismo, aunque tenga todos los títulos académicos y carnets profesionales que hoy día puedan coleccionarse en el universo entero".

"Los periodistas no renunciamos a nuestras personales ideologías"

A continuación, las sabias palabras de otra persona que fue siempre fiel al verdadero periodismo, el también catedrático y periodista Ricardo Acirón Royo (Caminreal, Teruel, 1943; Pamplona, 2015) extraídas de su libro "Notas de Prensa" (Ediciones Idea. CCPC. Santa Cruz de Tenerife, 1989):
"Los periodistas no renunciamos, faltaría más, a nuestras personales ideologías; pero el calor y color de éstas no deben, en ningún caso, mediatizar un servicio que va dirigido a la sociedad en su conjunto. No debemos olvidar que, según los sociólogos de la información, los medios de comunicación social tienen dos fines, específicamente periodísticos:
1. Informar acerca de los acontecimientos.
2. Orientar a la opinión pública sobre la importancia de esos acontecimientos.
Luego, la Prensa como tal, ha de atender a otros importantísimos fines sociales: educar y formar a los públicos, posibilitar la libre circulación de todo tipo de opiniones, etc. O comerciales: distraer o entretener a unas clientelas, etc. Sólo unos poquitos 'Supermanes', o quienes no tuvieran o no quisieran tener la clara distinción entre información y propaganda, serían capaces de conciliar actividades aparentemente próximas pero del todo distintas, en sus objetivos".

El propagandista frente al periodista

Prosigue el profesor Acirón Royo (maestro, amigo y padre con el que tuve el privilegio y honor de compartir 25 años inolvidables de profesión y profunda amistad): "El propagandista, si es eficaz y responde al nombre de tal, hará apología de una determinada idea o programa o producto y tratará de arrancar adhesiones a ese producto o a ese programa o a esa idea por parte de los receptores. 
El periodista, en cambio, deberá intentar, con la mayor objetividad posible, recabar y aportar datos -unos positivos, otros negativos- para enriquecer, culturalmente, a los lectores, a los oyentes, a los televidentes, a fin de que éstos se hallen en mejores condiciones de optar por aquella idea, o este programa o aquel producto concretos.
Una sociedad madura y culta valora al Periodismo como un pilar básico de la democracia; y no es aceptable que el político, o que el empleado del político, metidos a propagandistas, pretendan camuflarse con el periodista. Cada cual en su papel, y juntos pero no revueltos, prestará mejor servicio al común de la ciudadanía".

Informe, colección TED sobre periodismo y vídeo motivador


Continuamos con el nuevo informe "Medios de comunicación: los oligarcas se van de compras" de Reporteros Sin Fronteras. El documento explica cómo el dinero y sus intereses cercan al periodismo y a la libertad de información, detallando las relaciones entre medios y poder en China, Rusia o Egipto, India, Estados Unidos, Francia, Bulgaria o Brasil.
Más regalos. Clases de Periodismo comparte la colección sobre periodismo de TED (Tecnología, Entretenimiento, Diseño), con numerosas charlas sobre la profesión.

Acabamos con otra reflexión. ¿Por qué no buscamos difundir las muchísimas historias positivas y de valor que nos rodean? Por ejemplo, la del ciudadano norteamericano Kyle Maynard, la primera persona con amputación congénita que escaló el Monte Kilimanjaro. Pura voluntad y motivación. Aquí te dejo el anuncio que protagoniza con la multinacional de prendas deportivas Nike: "Unlimited Will" (voluntad ilimitada). Olé.
Ahora tú. ¿Qué responderías a las preguntas que planteábamos al principio? Recuerda que desde tu rinconcito también puedes (debes) ahogar el mal en abundancia de bien ayudando a cambiar el mundo. Comunica y vuela alto. Hasta pronto, si Dios quiere.

Entradas populares de este blog

Lecciones de Bradlee sobre periodismo, denuncias y periodistas necesarios

"El fundamento del periodismo es buscar la verdad". Es una de las frases más conocidas del ya legendario Ben Bradlee que fallecía esta semana a los 93 años. El presidente de Estados Unidos Barack Obama decía de él: "Para Benjamin Bradlee, el periodismo era más que una profesión: era un bien público vital para nuestra democracia". Otro testimonio de valor es el de Jill Abramson, que fue editora ejecutiva del "New York Times": "Era su gran fuerza de carácter y sus agallas bajo fuego lo que lo hicieron indestructible (... ) supuraba periodismo por todos los poros". Pero destacan las palabras que le dedica "The Washington Post", su periódico: "Valiente, tenaz, inolvidable". Su muerte nos ofrece como legado un periodismo objetivo, veraz, plural, honrado, valiente, responsable y humano que instauró en "The Washington Post". Adjetivos clave que hoy en día no entienden (o no quieren entender) demasiados editores, directore…

Apasionados por el Periodismo

"Digan lo que digan, pocas profesiones son tan apasionantes... Una forma de vivir, una forma de soñar, una forma de amar, una forma de luchar, una forma de esperar, una forma de servir... Marc, Javier, Ricardo, por ellos, por las buenas historias, porque donde haga falta una voz, hará falta un periodista". Es un mensaje del movimiento #celebratingjournalism que surge en el evento "Conversaciones con" que se ha desarrollado esta semana en Madrid, promovido por la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra con motivo del patrón de los periodistas (San Francisco de Sales). Ahí se busca "celebrar la profesión, pensar sobre ella, unirnos con el fin de tomar las riendas de nuestro propio trabajo". Aquí puedes ver el vídeo:

Periodismo con mayúscula: periodistas asesinados y documental sobre reporteros gráficos de guerra

Frente al periodismo frívolo, corrupto y perverso, existe el Periodismo con mayúscula. El que desarrollan a diario miles de compañeros y compañeras periodistas cuando defienden y ejercen el derecho a la información con rigor, honradez, valentía y responsabilidad. Un derecho fundamental y básico para reclamar otras libertades y para que se cumplan otros derechos esenciales del ser humano. Este es el doloroso balance que ofrece la Federación Internacional de Periodistas (FIP): en lo que llevamos de año, 32 profesionales han sido asesinados/as en todo el mundo. Afganistán, India, México, Yemen, Pakistán, Irak, Siria, Brasil, Guinea, Filipinas, Turquía y Venezuela son los países en los que se han registrado esas muertes violentas. En 2015 fueron 115 las vidas truncadas. En 2014, 135 y en 2013, 123. Aquí tienes la información actualizada.

Cuatro reflexiones sobre periodismo actual: del miedo a la dignidad

Intimidar a profesionales de los medios de comunicación, culpar a los periodistas, hablar de actitudes subversivas, un presentador que dimite "en vivo"... Comenzamos estas cuatro reflexiones sobre el periodismo actual con unas demoledoras palabras: "Resulta evidente la voluntad de intimidar la prensa. Asistimos a un verdadero proceso de criminalización del periodismo de investigación sobre actividades secretas del gobierno". Son palabras de la abogada italiana Micòl Savia, portavoz la Asociación Internacional de Juristas Demócratas (AIJD) que ha denunciado en la ONU la intimidación, persecución y hasta encarcelamiento de periodistas y funcionarios que destapan violaciones de derechos humanos en Estados Unidos.

Periodismo, redes sociales y publicidad para comunicar esperanza y vida: tres ejemplos

¿Sabes qué se siente cuando una persona muy cercana a ti se suicida? ¿Por qué y para qué lo hizo? Esas son las preguntas. Las respuestas podrían encontrarse mirando a nuestro alrededor. Resultan engañosas tantas risas, tanto ruido, tanto "selfie", tanto "me gusta". Lo real son continuas situaciones de tristeza, de angustia, de soledad, de desesperación... Frente a ese panorama desalentador, los profesionales del periodismo, de las redes sociales o de la publicidad y el marketing cuentan con la responsabilidad de tener en sus manos herramientas eficaces y eficientes para difundir el bien y combatir el mal. Para sembrar paz y alegría. Para comunicar esperanza y vida. Mientras, el partido continúa. ¿Vamos perdiendo por goleada? Calma. Queda la segunda parte para remontar. Y lo conseguiremos. Te invito a ver 3 ejemplos excepcionales (una enfermera, una artista y un psiquiatra) que nos animarán a batallar alegre y sin rendirnos para vencer en esta guerra vital.