Ir al contenido principal

Reflexiones del caso Nadia: la revolución de la infancia

¿Y ahora qué? El caso de Nadia Nerea ha conmocionado a millones de personas. Primero, por solidaridad con la familia y, después, por indignación al destaparse el engaño, la estafa. Mientras vamos descubriendo qué está ocurriendo con sus progenitores, deberíamos priorizar qué sucede con la persona más vulnerable: la niña. ¿Cómo protegerla? ¿En qué situación queda? Es el momento adecuado para reflexionar sobre las lecciones que nos deja esta historia. Junto a las básicas cuestiones que todo profesional de la comunicación y, más aún, padre o madre deberían replantearse (contrastar la información o donar con cabeza, por ejemplo), rescatamos la justa y digna "revolución de los niños" que defendía el que fuera presidente de la República Checa, Václav Havel, en un discurso pronunciado en Nueva York hace 36 años. El intelectual checo lamentaba entonces que, durante la dictadura en su país, menores supuestamente libres vivían abandonados: "Se encuentran en una situación de pseudoprotección porque sus padres, en nombre y en interés de sus hijos, sea de buena fe, por autoengaño o como mentira consciente, continúan actuando mal y, de hecho, los dañan más que a sí mismos". ¿Manipulamos a nuestros hijos para cometer, en su nombre, actos inmorales? ¿Les estamos robando la infancia?  


Actos inmorales en nombre de menores

En su discurso de 1990, Havel denunciaba que "los actos inmorales se cometían en nombre de los niños y se servía al mal por un supuesto bien hacia ellos. Aún he visto mayores perversidades, aunque haya sido sólo en el cine o en la televisión: a Hitler saludando amistosamente a las niñas fanáticas de la Hitlerjugend; al asesino de masas Stalin besando a un niño con un pañuelo de los pioneros, cuyos padres fueron a parar, como tantos otros, al Gulag; al Stalin checo Gottwald, bromeando sonriente con aprendices mineros, constructores del socialismo y futuros inválidos; al presidente iraquí Hussein, acariciando a los hijos de sus rehenes que -según sus palabras- serían fusilados en breve (...) ¡Cuánto mal se habrá cometido en nombre de los niños! Pero también he conocido algo totalmente diferente hace poco, hace tan sólo pocos meses, hace un año, hace dos años. He vivido una magnífica sublevación de niños contra la mentira a la que, supuestamente en su interés, servían sus padres: nuestra revolución antitotalitaria fue -al menos en sus comienzos- una revolución de niños (...) Los niños despertaron en sus padres lo mejor de sí mismos. Demostraron sus mentiras y les obligaron a ponerse del lado de la verdad" (Havel, V., "Discursos políticos", págs. 123-126, Colección Austral, Espasa Calpe, Madrid, 1995).


La inocencia rota no se puede reconstruir

Todo esto "es grave, frecuente y muy injusto", tal y como razona Iván López Casanova (cirujano general y escritor): "Porque a los niños les estamos acortando la infancia, robándosela, poniendo sobre sus hombros problemas que nosotros mismos no sabemos resolver, tratándolos de modo indebido como si fueran adultos chiquititos. Y, como ya advertía Novalis en el siglo XVIII, no hay camino de regreso hacia la ingenuidad, pues se va desplomando la escalera por la que se asciende hacia ella. Así es: una vez que se rompe la inocencia, ya no se puede reconstruir: ¿tienen capacidad los niños para entender que la violencia o la brutalidad sexual de una película solo pretendía una audiencia mayor o que solo intentaba contrarrestar a la competencia o que fue emitida por un error de horario?".


"Hemos echado al niño del jardín de la infancia"

Los profesionales del periodismo y la publicidad deberíamos tomar buena nota; especialmente, de esta otra sabia aportación que nos regala López Casanova: "En su libro 'Educar en el asombro', Catherine L'Ecuyer desvela cierta publicidad perversa en la que 'los niños aparecen en las portadas de las revistas, en los anuncios, en las series, con un aire desenfadado y cínico' y en la cual 'las niñas enseñan poses sensuales cuyo significado todavía no entienden y llevan prendas que no les corresponden por la edad'. Y concluye: 'Hemos echado al niño del jardín de la infancia. Le hemos convertido antes de tiempo en un pequeño adulto'. 'Chiquillos de los tiempos modernos, sois reyes en un desierto', escribe Christian Bobin . O sea, que se les consiente todo, pero se les educa muy poco. En el mismo sentido, concreta L'Ecuyer : 'Hemos perdido el pudor en nuestras conductas y conversaciones en su presencia, le hemos dejado ver lo que no debe, le hemos quitado el miedo a lo espantoso, el disgusto por lo violento y le hemos transmitido una virilidad y una exigencia malentendidas'". 


Falta de moral, influencia de la publicidad y falsa libertad

La revolución de la infancia la justifica Iván López de esta forma: "La falta de moral de los adultos, la influencia de la publicidad que tiraniza a los niños como fáciles objetos de consumo -para ello, los adscribe a una edad superior y les crea necesidades artificiales, sofisticadas y caras- y la falsa consideración de que limitar la conducta es reprimir la libertad -con ese criterio absurdo deberían comer sin límites, por ejemplo- son algunas muestras de las muchas injusticias que castigan a la infancia. Por eso se necesita una verdadera revolución para terminar con los atentados contra la inocencia de un niño o una niña y para evitar que les roben sus años felices a base de adelantarles los problemas de la madurez, obligándoles a tomar decisiones cuando no están preparados: las consecuencias obligadas son el desencanto, la tristeza, el bloqueo en su desarrollo y las heridas psicoafectivas tan difíciles de restañar. Los niños necesitan el cariño de sus padres y su confianza -'el niño no tiene fe en el Ratoncito, tiene fe en sus padres', afirma L'Ecuyer -. Requieren de la alegría familiar, que jueguen con ellos y oír cuentos de unos labios, no de un videojuego, antes de dormirse. Necesitan ingenuidad, que sus progenitores carguen con las dificultades graves y que no discutan jamás delante de ellos. Requieren su autoridad -es un derecho-, que respeten y cuiden su pudor delicado -también el familiar y ambiental-. Que sus padres les proporcionen una educación para desvelar paulatinamente los problemas vitales, las infidelidades crueles de la vida -enseñándoles a no juzgar a las personas- y que les formen moralmente, para ayudarles a limitar sus instintos y controlar sus pasiones". Concluimos con él defendiendo "una revolución llena de dignidad: dejar a los niños ser niños". 



Como obsequio final, el informe "La infancia vulnerable en los medios de comunicación 2016. Hacia la calidad informativa", que recientemente presentaban Aldeas Infantiles SOS y la FAPE en Madrid, donde expertos analizan el tratamiento informativo en noticias sobre menores vulnerables que han aparecido en la prensa escrita española entre septiembre de  2015 y junio de 2016.
Ahora, tú. ¿Qué opinas del "caso Nadia"? ¿Piensas que es necesaria esa revolución de la infancia que postulaba Havel? ¿Qué más podemos hacer? Recuerda que desde tu rinconcito también puedes -debes- ahogar el mal en abundancia de bien ayudando a embellecer el mundo. Comunica y vuela alto. Hasta pronto, si Dios quiere.

Entradas populares de este blog

Lecciones de Bradlee sobre periodismo, denuncias y periodistas necesarios

"El fundamento del periodismo es buscar la verdad". Es una de las frases más conocidas del ya legendario Ben Bradlee que fallecía esta semana a los 93 años. El presidente de Estados Unidos Barack Obama decía de él: "Para Benjamin Bradlee, el periodismo era más que una profesión: era un bien público vital para nuestra democracia". Otro testimonio de valor es el de Jill Abramson, que fue editora ejecutiva del "New York Times": "Era su gran fuerza de carácter y sus agallas bajo fuego lo que lo hicieron indestructible (... ) supuraba periodismo por todos los poros". Pero destacan las palabras que le dedica "The Washington Post", su periódico: "Valiente, tenaz, inolvidable". Su muerte nos ofrece como legado un periodismo objetivo, veraz, plural, honrado, valiente, responsable y humano que instauró en "The Washington Post". Adjetivos clave que hoy en día no entienden (o no quieren entender) demasiados editores, directore…

Apasionados por el Periodismo

"Digan lo que digan, pocas profesiones son tan apasionantes... Una forma de vivir, una forma de soñar, una forma de amar, una forma de luchar, una forma de esperar, una forma de servir... Marc, Javier, Ricardo, por ellos, por las buenas historias, porque donde haga falta una voz, hará falta un periodista". Es un mensaje del movimiento #celebratingjournalism que surge en el evento "Conversaciones con" que se ha desarrollado esta semana en Madrid, promovido por la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra con motivo del patrón de los periodistas (San Francisco de Sales). Ahí se busca "celebrar la profesión, pensar sobre ella, unirnos con el fin de tomar las riendas de nuestro propio trabajo". Aquí puedes ver el vídeo:

Periodismo con mayúscula: periodistas asesinados y documental sobre reporteros gráficos de guerra

Frente al periodismo frívolo, corrupto y perverso, existe el Periodismo con mayúscula. El que desarrollan a diario miles de compañeros y compañeras periodistas cuando defienden y ejercen el derecho a la información con rigor, honradez, valentía y responsabilidad. Un derecho fundamental y básico para reclamar otras libertades y para que se cumplan otros derechos esenciales del ser humano. Este es el doloroso balance que ofrece la Federación Internacional de Periodistas (FIP): en lo que llevamos de año, 32 profesionales han sido asesinados/as en todo el mundo. Afganistán, India, México, Yemen, Pakistán, Irak, Siria, Brasil, Guinea, Filipinas, Turquía y Venezuela son los países en los que se han registrado esas muertes violentas. En 2015 fueron 115 las vidas truncadas. En 2014, 135 y en 2013, 123. Aquí tienes la información actualizada.

Cuatro reflexiones sobre periodismo actual: del miedo a la dignidad

Intimidar a profesionales de los medios de comunicación, culpar a los periodistas, hablar de actitudes subversivas, un presentador que dimite "en vivo"... Comenzamos estas cuatro reflexiones sobre el periodismo actual con unas demoledoras palabras: "Resulta evidente la voluntad de intimidar la prensa. Asistimos a un verdadero proceso de criminalización del periodismo de investigación sobre actividades secretas del gobierno". Son palabras de la abogada italiana Micòl Savia, portavoz la Asociación Internacional de Juristas Demócratas (AIJD) que ha denunciado en la ONU la intimidación, persecución y hasta encarcelamiento de periodistas y funcionarios que destapan violaciones de derechos humanos en Estados Unidos.

Periodismo, redes sociales y publicidad para comunicar esperanza y vida: tres ejemplos

¿Sabes qué se siente cuando una persona muy cercana a ti se suicida? ¿Por qué y para qué lo hizo? Esas son las preguntas. Las respuestas podrían encontrarse mirando a nuestro alrededor. Resultan engañosas tantas risas, tanto ruido, tanto "selfie", tanto "me gusta". Lo real son continuas situaciones de tristeza, de angustia, de soledad, de desesperación... Frente a ese panorama desalentador, los profesionales del periodismo, de las redes sociales o de la publicidad y el marketing cuentan con la responsabilidad de tener en sus manos herramientas eficaces y eficientes para difundir el bien y combatir el mal. Para sembrar paz y alegría. Para comunicar esperanza y vida. Mientras, el partido continúa. ¿Vamos perdiendo por goleada? Calma. Queda la segunda parte para remontar. Y lo conseguiremos. Te invito a ver 3 ejemplos excepcionales (una enfermera, una artista y un psiquiatra) que nos animarán a batallar alegre y sin rendirnos para vencer en esta guerra vital.