Ir al contenido principal

Visión del Periodismo, la Comunicación y la vida tras una tragedia

Amamos el Periodismo y la Comunicación apasionadamente, pero ¿más que la vida? ¿Más que a los amigos o a la familia? Esa especie de jungla mediática en la que batallamos a diario tan a gusto nos va hipnotizando, en ocasiones, sin darnos cuenta, hasta el punto de que dejamos de distinguir la fina y peligrosa línea que separa el ejercicio competitivo de un oficio que sirve a la sociedad con la enfermiza "profesionalitis" que castiga a nuestros seres queridos o, más calamitoso aún, el endiosamiento que nos hace creer seres superiores por encima del bien y del mal, cuando en verdad nos mostramos como el rey desnudo del cuento. ¿Cómo detectarlo?

Ahora es un buen momento para que cada uno miremos a nuestro espejo interior y descubramos en qué situación nos encontramos. A eso ayuda el descanso estival, con una obligada desconexión total junto a los tuyos (en mi caso a más de 2.000 kilómetros de distancia de la residencia habitual) y, desgraciadamente, una tragedia tan desoladora como la del descarrilamiento de un tren en Galicia o tan desconcertante como la pérdida de un amigo, comunicador y cura, que fallecía al despeñarse mientras practicaba deporte de montaña.

Todos temblamos, nos conmovimos y lloramos con el accidente ferroviario de Galicia. No entramos a valorar si tardó demasiado en reaccionar el Departamento de Comunicación de la compañía implicada (¿tal vez forzado por la dirección o bloqueado por la magnitud del suceso?). Tampoco lamentaremos que determinados medios mantuvieran de inicio su programación habitual como si nada hubiera ocurrido (¿faltaron reflejos o valores?). Ni criticaremos que supuestos informativos especiales buscaran más el morbo que la noticia (¿dejándose arrastrar por el equivocado criterio de ciertos editores o directivos?)... Lo que sí debemos evitar son las acusaciones y linchamientos públicos, apresurados, sin contrastar e injustos, cuando lo prioritario era ayudar a las víctimas y a sus familias, donar sangre, compadecerlas, acompañarlas. Olvidamos que somos personas antes que nada. Tenemos que redescubrir realmente cómo estamos ejerciendo nuestra profesión, antes de que sea demasiado tarde. Pensemos: ¿qué Periodismo hacemos y qué herencia estamos dejando?

Hemos de ser contemplativos en medio de las noticias. Que nos afecten y no pasen por encima de nuestros sentimientos como si tuviéramos escamas. Aprovechemos para extraer lecciones de todo y por todo, también de las películas que veamos en el cine, según nos recomienda ver este verano Jorge Cuevas, fundador de la consultora Evolución Coaching y cinéfilo declarado, para entretenernos y, además, incentivar al líder que todos llevamos dentro. Una de ellas, "El Gran Gatsby" que habla de visión, inspiración y esfuerzo: “No me negué nada de lo que mis ojos deseaban. No le rehusé a mi corazón ningún placer… Sin embargo, cuando vi todo lo que mis manos habían hecho y todo lo que había logrado tras trabajar arduamente, todo carecía de sentido, una persecución del viento; nada se había logrado bajo el sol”.

Esa vida contemplativa y en plenitud nos puede llevar a extraer lecciones incluso de los animales, como nos descubre en el artículo "6 Startup Lessons From Man’s Best Friend", publicado por David Adelman en donde nos presenta una selección de jóvenes comunicadores directivos que han querido compartir curiosos detalles que han recogido de sus perros:

1. Vive el presente: “Desde Snoopy he aprendido que vivir el presente es el mejor regalo que te puedes dar a ti mismo” (Shama Kabi, @Shama).

2. Si no es gratificante, no lo hagas: “Mi perro no va a hacer tareas sin que se le prometa una recompensa (...) Yo también trato de hacer sólo lo que es divertido, gratificante y agradable” (Alexis Wolfer, @AlexisWolfer).

3. Maximiza la diversión: “Pasar el tiempo con mi Terrier Lulu me recuerda que no hay que tomarse la vida demasiado en serio y que hay que dejar más tiempo para relajarse (...) he aprendido de ella que hay que maximizar la diversión al máximo” (Matthew Ackerson, Saber Blast).

4. Nunca dejes de intentarlo: “Bloqueamos la puerta para que no pudiera entrar, sin embargo eso no la detuvo. Ella intentaba cada día abrir la puerta y de cuando en cuando nosotros olvidábamos cerrarla, por lo que ella entraba dentro” (Mark Cenicola, @markcenicola).

5. Busca una caja de resonancia: “Para evitar malas ideas, le digo a Frisco lo que estoy pensando. Al hablar de mi idea en voz alta con él, no puedo saber lo que hay que mejorar ni tampoco conseguir la confirmación de mi concepto. Si Frisco fuera un ser humano, estaría muy molesto conmigo. Pero ya que él es un perro, puedo intercambiar ideas con él sin ningún tipo de preocupaciones” (Brett Farmiloe, Markitors@BrettFarmiloe).

6. No te tomes el trabajo (o la vida) demasiado en serio: “Adopté un cachorro de un año en mis comienzos, lo que aumentó mi calidad de vida. Verlo jugar me recuerda que tengo que seguir su ejemplo. No te tomes el trabajo o la vida demasiado en serio. A veces, sólo necesitas un descanso” (Martina Welke, Zealyst).

 

Para acabar, la huella sellada a fuego en el corazón que se acrecienta con el recuerdo de Pablo Domínguez Prieto, un destacado comunicador y sacerdote madrileño que fallecía un mes de julio a los 42 años cuando practicaba montañismo. Tuve el privilegio de disfrutar de su amistad en la adolescencia. Siempre tenía tiempo para todos. Su alegría y cercanía eran perpetuas. Entrañable. Entusiasta. Así le describen también otras muchos que le conocieron. Buscaba con interés y encontraba la solución a los problemas humanos que le planteaban o que surgían. Esto es lo que escribía unos dos meses antes de su fallecimiento: "Lo que en el momento de la muerte tiene importancia, ¡la tiene ahora! ¡Lo que en ese momento sea accidental, también lo es ahora!" ¿Vivimos centrados en lo esencial o estamos encerrados en lo superficial? ¿Vivimos de manera plena y contemplativa o nos preocupamos demasiado de nuestros ombligos? Es tiempo de que cada uno protagonice la noticia más importante, la de su propia historia... Sirviendo a los demás. Él llegó a su cima. ¿Y nosotros?


¿Y tú? ¿Sientes la necesidad de amar apasionadamente el Periodismo o la Comunicación, pero de manera contemplativa y aprovechando cada minuto de tu vida? Anímate a comentarlo o compartirlo. Además, te invito a suscribirte para leer más reflexiones de actualidad en busca de una Comunicación Corporativa de valor, calidad y rentable. Hasta el primer sábado de septiembre, si Dios quiere... Y vuela alto.

Entradas populares de este blog

Lecciones de Bradlee sobre periodismo, denuncias y periodistas necesarios

"El fundamento del periodismo es buscar la verdad". Es una de las frases más conocidas del ya legendario Ben Bradlee que fallecía esta semana a los 93 años. El presidente de Estados Unidos Barack Obama decía de él: "Para Benjamin Bradlee, el periodismo era más que una profesión: era un bien público vital para nuestra democracia". Otro testimonio de valor es el de Jill Abramson, que fue editora ejecutiva del "New York Times": "Era su gran fuerza de carácter y sus agallas bajo fuego lo que lo hicieron indestructible (... ) supuraba periodismo por todos los poros". Pero destacan las palabras que le dedica "The Washington Post", su periódico: "Valiente, tenaz, inolvidable". Su muerte nos ofrece como legado un periodismo objetivo, veraz, plural, honrado, valiente, responsable y humano que instauró en "The Washington Post". Adjetivos clave que hoy en día no entienden (o no quieren entender) demasiados editores, directore…

Apasionados por el Periodismo

"Digan lo que digan, pocas profesiones son tan apasionantes... Una forma de vivir, una forma de soñar, una forma de amar, una forma de luchar, una forma de esperar, una forma de servir... Marc, Javier, Ricardo, por ellos, por las buenas historias, porque donde haga falta una voz, hará falta un periodista". Es un mensaje del movimiento #celebratingjournalism que surge en el evento "Conversaciones con" que se ha desarrollado esta semana en Madrid, promovido por la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra con motivo del patrón de los periodistas (San Francisco de Sales). Ahí se busca "celebrar la profesión, pensar sobre ella, unirnos con el fin de tomar las riendas de nuestro propio trabajo". Aquí puedes ver el vídeo:

Periodismo con mayúscula: periodistas asesinados y documental sobre reporteros gráficos de guerra

Frente al periodismo frívolo, corrupto y perverso, existe el Periodismo con mayúscula. El que desarrollan a diario miles de compañeros y compañeras periodistas cuando defienden y ejercen el derecho a la información con rigor, honradez, valentía y responsabilidad. Un derecho fundamental y básico para reclamar otras libertades y para que se cumplan otros derechos esenciales del ser humano. Este es el doloroso balance que ofrece la Federación Internacional de Periodistas (FIP): en lo que llevamos de año, 32 profesionales han sido asesinados/as en todo el mundo. Afganistán, India, México, Yemen, Pakistán, Irak, Siria, Brasil, Guinea, Filipinas, Turquía y Venezuela son los países en los que se han registrado esas muertes violentas. En 2015 fueron 115 las vidas truncadas. En 2014, 135 y en 2013, 123. Aquí tienes la información actualizada.

Cuatro reflexiones sobre periodismo actual: del miedo a la dignidad

Intimidar a profesionales de los medios de comunicación, culpar a los periodistas, hablar de actitudes subversivas, un presentador que dimite "en vivo"... Comenzamos estas cuatro reflexiones sobre el periodismo actual con unas demoledoras palabras: "Resulta evidente la voluntad de intimidar la prensa. Asistimos a un verdadero proceso de criminalización del periodismo de investigación sobre actividades secretas del gobierno". Son palabras de la abogada italiana Micòl Savia, portavoz la Asociación Internacional de Juristas Demócratas (AIJD) que ha denunciado en la ONU la intimidación, persecución y hasta encarcelamiento de periodistas y funcionarios que destapan violaciones de derechos humanos en Estados Unidos.

Periodismo, redes sociales y publicidad para comunicar esperanza y vida: tres ejemplos

¿Sabes qué se siente cuando una persona muy cercana a ti se suicida? ¿Por qué y para qué lo hizo? Esas son las preguntas. Las respuestas podrían encontrarse mirando a nuestro alrededor. Resultan engañosas tantas risas, tanto ruido, tanto "selfie", tanto "me gusta". Lo real son continuas situaciones de tristeza, de angustia, de soledad, de desesperación... Frente a ese panorama desalentador, los profesionales del periodismo, de las redes sociales o de la publicidad y el marketing cuentan con la responsabilidad de tener en sus manos herramientas eficaces y eficientes para difundir el bien y combatir el mal. Para sembrar paz y alegría. Para comunicar esperanza y vida. Mientras, el partido continúa. ¿Vamos perdiendo por goleada? Calma. Queda la segunda parte para remontar. Y lo conseguiremos. Te invito a ver 3 ejemplos excepcionales (una enfermera, una artista y un psiquiatra) que nos animarán a batallar alegre y sin rendirnos para vencer en esta guerra vital.