Ir al contenido principal

¿Un regalo? Comunica más y mejor

Ha fallecido en silencio. Sin protagonismos. Roto por el brusco adiós de su mujer y un hijo. Agotado en la batalla contra el cáncer. Con alegría y nobleza. Como el deportista que era. Como un señor. Y siempre, hasta el último momento, ayudado, escuchado, acompañado... Querido, por su segundo hijo: el periodista. Apenas han pasado unas horas y esta huella queda grabada más, si cabe, por las fiestas tan especiales que ahora revivimos. Es tiempo para preguntarse: ¿cómo comunicamos los comunicadores en familia?


Periodistas que escuchen y sin profesionalitis

Hace unos días, la directora de la Unidad de Cuidados Paliativos del hospital St Joseph’s Mercy Oakland (Michigan), Peg Nelson, concedía una entrevista a The Atlantic ("Midwives for the Dying") donde explicaba cuál debía ser el papel de una enfermera/o que atiende a un paciente en situación terminal: más que los aspectos puramente médicos, el éxito o el fracaso de un tratamiento tiene que ver con la humanidad del personal médico. "Siempre hay algo que puedes hacer: siempre puedes escuchar –de verdad– al paciente y a los familiares; siempre puedes acompañarles físicamente, que es mucho; siempre puedes preocuparte por ellos (...) Si haces bien tu trabajo, puedes ayudar a la gente a encontrar un significado a su vida y a su muerte, incluso algo bello en todo el proceso".

Mientras la vida se nos escapa entre las manos, los periodistas o comunicadores seguimos viviendo en nuestros absurdos "mundos de Yupi". O peor, en el de una destructiva y egoísta "profesionalitis". Por eso, debemos estar atentos a los avisos continuos que nos llegan en forma de dolor, accidentes, enfermedades... Para detenernos y pensar ¿cómo atendemos a nuestras familias? ¿En casa de herrero cuchillo de palo? ¿Escuchamos? ¿Acompañamos? ¿Servimos? ¿Sembramos alegría y armonía? ¿Qué testimonio ofrecemos? ¿Decimos que los queremos? ¿Lo hacemos antes de que sea demasiado tarde?

"Permiso, gracias y perdón"

Basta ya de silencios en casa. Dejemos de aislarnos. Superemos las barreras del desinterés, la frialdad, los prejuicios ideológicos o los estereotipos para influir, de manera positiva, en las vidas de quienes nos rodean. Sin dejar al margen la verdad. Sin manipular emociones. Sirviendo. Comunicando mucho más en positivo. Con alegría y responsabilidad. Y si no sabemos, ya es hora de aprender o de pedir ayuda para darnos, mejor que recibir. ¿Usamos las tres palabras claves que ha propuesto el Papa Francisco: permiso, gracias y perdón? "Pedimos permiso para no ser invasivos (...) ¿cuántas veces al día le das las gracias a tu esposa? ¿Y tú a tu marido? (...) no terminen el día sin hacer las paces. La paz se rehace cada día en la familia. Pidiendo perdón: 'perdóname', y se recomienza de nuevo".


Una prueba más de la ridícula vorágine en la que nos movemos la recogemos esta vez de la ONG Oxfam Intermon y su campaña #pezliznavidad, que nos invita durante estas fiestas a no gastar tanto dinero en regalos inútiles y sí destinarlo en otros que ayuden a personas necesitadas: semillas, material sanitario, sueldos para profesores o cualquier producto de comercio justo. Por ejemplo, el precio de uno de esos artilugios musicales con forma de pez supone que una familia en el Cuerno de África puede alimentarse durante un mes.

"Dilo como quieras"

Pues qué mejor regalo para estas fiestas que mejorar nuestra comunicación con los amigos, con la familia. O lo que es igual: "Dilo como quieras / Say it as you like its". Ese es el mensaje de la felicitación navideña que ha difundido la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra. Dirigido especialmente, a los periodistas y comunicadores que no pueden celebrarla en casa: Marc, Javier, Ricardo... Aquí puedes ver el vídeo.


¿Y tú? ¿Empezarás a comunicar más y mejor durante las fiestas con los tuyos? ¿Estás de acuerdo en que los periodistas pecamos de malos comunicadores con nuestra gente? ¿Estás dispuesto a recomenzar? Anímate a comentar o compartir estas reflexiones. Además, te invito a suscribirte al blog en busca de un Periodismo y una Comunicación de valor, calidad y rentable. Hasta el próximo sábado, si Dios quiere... Y vuela alto.

Entradas populares de este blog

Lecciones de Bradlee sobre periodismo, denuncias y periodistas necesarios

"El fundamento del periodismo es buscar la verdad". Es una de las frases más conocidas del ya legendario Ben Bradlee que fallecía esta semana a los 93 años. El presidente de Estados Unidos Barack Obama decía de él: "Para Benjamin Bradlee, el periodismo era más que una profesión: era un bien público vital para nuestra democracia". Otro testimonio de valor es el de Jill Abramson, que fue editora ejecutiva del "New York Times": "Era su gran fuerza de carácter y sus agallas bajo fuego lo que lo hicieron indestructible (... ) supuraba periodismo por todos los poros". Pero destacan las palabras que le dedica "The Washington Post", su periódico: "Valiente, tenaz, inolvidable". Su muerte nos ofrece como legado un periodismo objetivo, veraz, plural, honrado, valiente, responsable y humano que instauró en "The Washington Post". Adjetivos clave que hoy en día no entienden (o no quieren entender) demasiados editores, directore…

Apasionados por el Periodismo

"Digan lo que digan, pocas profesiones son tan apasionantes... Una forma de vivir, una forma de soñar, una forma de amar, una forma de luchar, una forma de esperar, una forma de servir... Marc, Javier, Ricardo, por ellos, por las buenas historias, porque donde haga falta una voz, hará falta un periodista". Es un mensaje del movimiento #celebratingjournalism que surge en el evento "Conversaciones con" que se ha desarrollado esta semana en Madrid, promovido por la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra con motivo del patrón de los periodistas (San Francisco de Sales). Ahí se busca "celebrar la profesión, pensar sobre ella, unirnos con el fin de tomar las riendas de nuestro propio trabajo". Aquí puedes ver el vídeo:

Periodismo con mayúscula: periodistas asesinados y documental sobre reporteros gráficos de guerra

Frente al periodismo frívolo, corrupto y perverso, existe el Periodismo con mayúscula. El que desarrollan a diario miles de compañeros y compañeras periodistas cuando defienden y ejercen el derecho a la información con rigor, honradez, valentía y responsabilidad. Un derecho fundamental y básico para reclamar otras libertades y para que se cumplan otros derechos esenciales del ser humano. Este es el doloroso balance que ofrece la Federación Internacional de Periodistas (FIP): en lo que llevamos de año, 32 profesionales han sido asesinados/as en todo el mundo. Afganistán, India, México, Yemen, Pakistán, Irak, Siria, Brasil, Guinea, Filipinas, Turquía y Venezuela son los países en los que se han registrado esas muertes violentas. En 2015 fueron 115 las vidas truncadas. En 2014, 135 y en 2013, 123. Aquí tienes la información actualizada.

Cuatro reflexiones sobre periodismo actual: del miedo a la dignidad

Intimidar a profesionales de los medios de comunicación, culpar a los periodistas, hablar de actitudes subversivas, un presentador que dimite "en vivo"... Comenzamos estas cuatro reflexiones sobre el periodismo actual con unas demoledoras palabras: "Resulta evidente la voluntad de intimidar la prensa. Asistimos a un verdadero proceso de criminalización del periodismo de investigación sobre actividades secretas del gobierno". Son palabras de la abogada italiana Micòl Savia, portavoz la Asociación Internacional de Juristas Demócratas (AIJD) que ha denunciado en la ONU la intimidación, persecución y hasta encarcelamiento de periodistas y funcionarios que destapan violaciones de derechos humanos en Estados Unidos.

Periodismo, redes sociales y publicidad para comunicar esperanza y vida: tres ejemplos

¿Sabes qué se siente cuando una persona muy cercana a ti se suicida? ¿Por qué y para qué lo hizo? Esas son las preguntas. Las respuestas podrían encontrarse mirando a nuestro alrededor. Resultan engañosas tantas risas, tanto ruido, tanto "selfie", tanto "me gusta". Lo real son continuas situaciones de tristeza, de angustia, de soledad, de desesperación... Frente a ese panorama desalentador, los profesionales del periodismo, de las redes sociales o de la publicidad y el marketing cuentan con la responsabilidad de tener en sus manos herramientas eficaces y eficientes para difundir el bien y combatir el mal. Para sembrar paz y alegría. Para comunicar esperanza y vida. Mientras, el partido continúa. ¿Vamos perdiendo por goleada? Calma. Queda la segunda parte para remontar. Y lo conseguiremos. Te invito a ver 3 ejemplos excepcionales (una enfermera, una artista y un psiquiatra) que nos animarán a batallar alegre y sin rendirnos para vencer en esta guerra vital.